Trabajo a distancia: ¿Trabajas más horas al día?

Trabajo a distancia: ¿Trabajas más horas al día?

Hace un tiempo leí en un artículo, que las personas que trabajan desde casa, trabajaban un promedio de 4 a 5 horas más, por semana, de lo que lo hacen los trabajadores tradicionales. Después de analizar las razones para que esto sea así, una de las más importantes, es que no se trabaja con las mismas presiones del día a día tradicional y al mantener el control de tu propio tiempo, podemos tender a pasar más tiempo trabajando o mezclar nuestras actividades laborales con las personales, lo cual no quiere decir que el trabajo sea mayor o se trabajen más horas al día, sino que no se ha llegado a la conciencia de establecer el tiempo específico para trabajar y el tiempo que le debemos dedicar a otras actividades.

Por ejemplo: Cuando empecé a hacer trabajos desde casa, solía interrumpirlos porque tenía que hacer la lavandería o porque la vajilla estaba sin limpiar y lo que sucedía era que terminaba mucho más tarde las actividades laborales, porque incluí otras actividades personales, en el tiempo que le debía dedicar al trabajo.

Por eso, debemos analizar la forma cómo estamos gestionando nuestro tiempo y cómo podemos controlarlo correctamente para que no tengamos la impresión de pasar más horas conectados al trabajo en casa, de lo que pasaríamos conectados si estamos en una oficina.

Aquí te doy algunos consejos:

1. La hora de trabajar, es solo para trabajar: Suena simple, pero es difícil de hacer. Comienza por darte un ambiente de trabajo limpio, libre de cualquier quehacer personal. Por ejemplo: no tengas en tu lugar de trabajo correos que llegan a tu casa, desconecta el teléfono personal y coloca a tus mascotas en un sitio adecuado para que no busquen tu atención. Y por último, cada vez que tu mente se distraiga con las millones de cosas que hay que hacer en casa, oblígate a tomar atención por la tarea que en ese momento estás desempeñando.

2. Planea tus actividades: Una de las mejores maneras para no pasar más horas trabajando, es planificando cada nuevo día haciendo una lista de lo que debes hacer. Esta lista la puedes crear en la noche del día anterior o que sea la primera actividad que haces en el día. Esto te dará la oportunidad de ser más productivo tanto en tus actividades laborales como en tus actividades personales.

Si es posible, establece tus horas de trabajo primero que el resto de las actividades, para que luego te dediques a ellas. Es importante que tu familia esté enterada de tu programación para que estén al tanto de que estás trabajando y no te distraigan de tus obligaciones.

3. Programa descansos: Asegúrate de que te estás permitiendo algunos minutos de descanso en todo el día. Los descansos son necesarios para que tengas un nuevo impulso para continuar con tu jornada de trabajo y luego para comenzar con tus actividades personales. Muchas veces no nos tomamos pequeños descansos y al no salir de casa, nos sentimos ofuscados y agotados por todo lo que hacemos en el día. Por eso es importante que te tomes un tiempo para hablar por teléfono, darle una vuelta a la manzana, comer un tentempié, etc. Solo 10 o 15 minutos de descanso a media mañana y luego a media tarde, pueden marcar una diferencia en la forma cómo gestionas tu tiempo.

4. Establece el límite de tu jornada laboral: Mantén tu trabajo en el espacio que has designado como tu oficina y no tengas los papeles o asuntos desordenados en el mismo lugar que utilizas de esparcimiento. También puedes apagar el teléfono de trabajo para que tus compañeros no te estén llamando a horas no adecuadas y apaga el ordenador.

Si trabajar 15 minutos extras hará que tu mente se aclare y no te vayas a dormir con pensamientos inquietos, entonces trabájalos, pero que no sea un hábito para trabajar más.

5. Mantén una hoja de control de tiempo: Puedes utilizar las herramientas de control de tareas que puedes instalar en tu ordenador o simplemente imprimir un calendario que te ayudará a realizar un seguimiento de la cantidad de horas que trabajas realmente cada día. Al mantener una estrecha vigilancia sobre la cantidad de tiempo que dedicas al trabajo, puedes comenzar a ver las áreas donde estás siendo más improductivo y obtendrás una imagen más precisa de la cantidad de horas de trabajo real que estás haciendo.

Haz una meta de cuántas horas quieres trabajar cada día y aprovecha el calendario para asegurarte que trabajes todas las horas que te has propuesto. Luego revisa si cumpliste el objetivo cada día y al final de la semana. En el caso de que no estés satisfecho con los resultados, realiza cambios en tu rutina para ayudarte a alcanzar las metas.

De esta manera, podrás gestionar mejor tu tiempo para que no tengas la impresión de trabajar más horas al día de la que trabajarías en una oficina.

¿Tienes alguna otra técnica que has utilizado para trabajar el tiempo preciso? Cuéntame en los comentarios.

The following two tabs change content below.

Lorena Andreus

Escritora por pasión. Hija, hermana y esposa. De Lunes a Viernes, asistente virtual por vocación.
SIn comentarios

Comenta este articulo