¿Qué no es un Asistente Virtual?

Cuando por alguna razón comenzamos a hacer un poco de investigación sobre las tareas que hace un Asistente Virtual, muchísimas veces terminamos por confundirnos más.

En ese inmenso mar de explicaciones generalizadas que oscurecen más de lo que aclaran, es mejor entonces cambiar la estrategia y replantearnos la pregunta qué no es la asistencia virtual y por extensión, qué hace quien ocupa el cargo. Veamos pues de qué se trata.

Qué no es un Asistente Virtual

Un Cargo. Por una parte y distinto a lo que hacen ver ciertas empresas que no hacen distinción entre Asistente Virtual y Teletrabajadores en relación de dependencia, un asistente virtual es, más que un cargo, la combinación de varias responsabilidades a determinar entre quien necesita la asistencia y quien la brinda.

En este sentido, el asistente virtual no está obligado a cumplir con un horario laboral sino más bien a cumplir con metas y objetivos específicos pactados previamente por los que no devenga un salario fijo, sino más bien una compensación económica por tareas realizadas.

La confusión entre Asistente Virtual y Teletrabajador probablemente surge del boom de la alta demanda de personal de Atención al Cliente/Call Centers como servicios tercerizados, y la falta de claridad de algunas empresas respecto al tipo de relación de trabajo. Y hablando de servicios…

Soporte Especializado. Por otra parte, y tal como asomamos más arriba, un Asistente Virtual tampoco es personal de soporte.  El servicio de soporte especializado en realidad lo presta la compañía que suele subcontratar Asistentes Virtuales, Teletrabajadores y Freelancers. Y es allí donde se enrarecen las cosas:

Visto que los servicios abarcan aspectos especializados, muchas empresas tienden a ofrecer posiciones como Asistentes Virtuales fusionando los perfiles de Freelancers, Teletrabajadores Dependientes y Servicios Profesionales Independientes como Soporte Especializado.

Esto tiende a complicar más el panorama de lo que cada uno de estos perfiles ofrecen por individual que suele ser aprovechado por muchas personas o empresas que ofertan posiciones en bolsas de trabajo a cambio de tarifas muy bajas.

Recordemos que tanto los Freelancers como los Asistentes Virtuales y Teletrabajadores obtienen sus beneficios económicos por el trabajo a distancia y en este sentido, suelen alimentar la confusión y el sistema al coparticipar de políticas que van en su propio detrimento.   

¿Por qué confundirlos?

Antes de continuar, recapitulemos un poco sobre las diferencias entre cada uno de los perfiles:

  • Los Freelancers suelen ser trabajadores independientes y tener perfiles profesionales especializados.
  • Los Asistentes Virtuales suelen encargarse de tareas complementarias de otros procesos.
  • Los Teletrabajadores trabajan en relación de dependencia para desempeñar tareas, sean estas especializadas o no.

A juzgar por los comentarios en grupos de discusión en línea respecto a las razones por las cuales se confunden y se difuminan los bordes entre unos y otros, son principalmente las siguientes:

  • Los Asistentes Virtuales siguen siendo percibidos como Secretario/as con perfiles tecnológicos.
  • Las tecnologías permiten que cada día más profesiones puedan ser virtualizadas, y así encajan en el modelo de negocios.
  • En el atractivo del término, muchas empresas y personas han encontrado un nicho de negocio del que pueden tomar ventaja.
  • La Asistencia Virtual evoluciona como una forma de teletrabajo altamente rentable, sostenible en el tiempo y escalable que beneficia tanto al trabajador como a la empresa.

¿Qué hacen generalmente los Asistentes Virtuales?

Los Asistentes Virtuales nacen de la necesidad de relegar tareas más o menos simples con el objeto de simplificar la jornada laboral. Esto ocurre porque generalmente los emprendedores y pequeños empresarios necesitan enfocar sus esfuerzos en realizar tareas más productivas, y que por temas de autonomía o simple economía, no pueden costear la contratación directa de personal.

Así pues, el empresario contrata a una persona para que, a distancia, se encargue de coordinar tareas más generalistas para liberarlo de pequeñas acciones que van acumulándose, y robándose la atención que pudiese invertir en acciones más productivas.

Veamos un caso práctico. Como emprendedor, hiciste cambios mayores a tu estilo de vida para mejorar tu estatus y dedicarte a algo en lo que eres realmente bueno.

Sin embargo, tu jornada inicia con la misma acción de todo el mundo: La revisión al correo. Y nada más al abrirlo, ya tu jornada como la tenías planeada comienza a desbaratarse: Correos de proveedores, clientes, asuntos contables, invitaciones, promociones, bancos, etc.

Todo es importante y todo tiene que responderse, pero humanamente no tienes la capacidad de hacerlo todo con éxito. Pronto te ves en la disyuntiva de responder y solucionar cada tarea por ti mismo, o dedicarte a hacer crecer tu negocio.

Si tu sentido de la practicidad está altamente desarrollado, muy pronto entenderás que tu mejor opción es contratar a un Asistente Virtual para que, desde la comodidad de su propio hogar, coordine tu agenda y te libere de esas tareas que a pesar de ser importantes, te quitan demasiado tiempo útil.

Ahora bien, si por lo general las tareas que hace un Asistente Virtual tienden a ser más o menos las mismas, la verdad es que esto variará dependiendo de las necesidades de quien lo contrata. Y ahí es donde se comienza a complicar la cosa.

Contratación de servicios de Asistencia Virtual

Trabajo a distancia

En principio, es bueno mantener siempre presente que el Asistente Virtual brinda apoyo logístico a distancia para mantener al día las tareas administrativas del negocio día a día.

Visto que los muchos modelos de negocios inician en la intimidad del hogar, la clave de la asistencia virtual es la ausencia física del asistente. Entonces, para llevar un orden lógico y cuidar que las tareas se cumplan a cabalidad en el tiempo estipulado, se hace necesaria la inclusión de herramientas de control.

Elección de Herramientas de Control

Hoy día, existen muchas formas y herramientas de control para cuidar que la relación a distancia funcione. Sin embargo, no todas las soluciones son para todos los emprendimientos y principalmente, sus bolsillos.

Entonces, es necesario determinar qué tipo de control quieres llevar, qué inversión en herramientas de gestión puedes costear, y qué permisos y privilegios otorgarás a tu asistente virtual para que funcione. Recuerda que la herramienta también llevará cuenta de su desempeño.

Parámetros de Delegación

Visto que las tareas a delegar pueden ser muchas, es bueno que determines de entrada cuáles serán responsabilidad de tu Asistente Virtual, y cuáles continuarás atendiendo por ti mismo. Una buena forma de marcar parámetros de acción es determinando estos límites propios:

  • En qué tareas resaltas
  • En qué tareas no eres tan bueno
  • Cuáles tareas te toman más tiempo completar
  • Cuáles tareas disfrutas hacer
  • Cuáles tareas te aburren o te molesta hacer
  • Qué tareas necesitas ejecutar directamente para que negocio prospere
  • Qué tareas estás haciendo que no deberías hacer
  • Qué otras cosas harías por tu negocio si dispusieras de más tiempo

Si lo analizas bien, estas preguntas son una Matriz DOFA personal adaptada al beneficio del emprendimiento. Al responderla, aclararás tu panorama y el de tu Asistente Virtual, lo cual garantizará mejores resultados para la relación entre ambos.

Qué no es un Asistente Virtual

Un Asistente Virtual no es un secretario, ni un cargo, ni un servicio. Es un aliado que nos libera de las tareas repetitivas que nos quitan tiempo valioso, y por esta razón, es bueno sentar una buena base que haga perdurar la relación de trabajo.


NOTA: Nosotros no ofrecemos empleo ni ayudamos a conseguir uno. Somos una página informativa y de formación. Si quieres capacitarte para aumentar tus probabilidades de encontrar un teletrabajo, consulta las opciones del menú superior.
The following two tabs change content below.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *