Lo bueno, lo malo y lo feo de trabajar desde casa

Imagen de unsplash.com

Como la nueva tendencia ahora es trabajar desde la casa debes haber escuchado infinidad de veces las ventajas que brinda, permitiéndote realizar tareas que ni en sueños podías hacer cuando estabas en la oficina.

Pero muchas cosas en la vida no son del todo ventajosas, siempre llevan implícitas algunas desventajas y puede que un puñado de situaciones feas.

Y es que los empleos a distancia o teletrabajos, a veces se comportan como las relaciones de pareja.

Al principio todo es alegría, placer y disfrute; después vienen los días oscuros y el estrés, la monotonía o el hastío irrumpen el idilio llevándote a pensar que pronto terminará.

Luego, te acostumbras y toleras cosas feas. Hasta que llega un día en que lo acabas o le das batalla para mejorarlo a diario.

Sí, nos hemos puestos melancólicos, pero la comparación no es tan desfasada si lo analizas desde una perspectiva abierta y aceptas cualquier posibilidad.

Por eso, hemos evaluado lo bueno, lo malo y lo feo de trabajar en casa y te lo contaremos.

  • Lo bueno

Son incontables los artículos publicados en internet que destacan las ventajas del teletrabajo y la verdad que es lo bueno de tener un empleo remoto es que inviertes menos tiempo en desplazamientos y otras cosas irrelevantes para usarlo en aquello que te importa.

Eso sí, debes tener una rutina de trabajo tal como en el empleo que dejaste para evitar levantarte tarde, distraerte o no las tareas que te asignen.

Que no tengas jefe no quiere decir que no tengas normas. Lo mejor es que serán tus normas.

Otro punto a favor es que pasas más tiempo con tu familia y tienes más horas para tus hijos, no obstante, cuida de que lo personal y lo laboral no se mezclen.

Es tu deber respetar tu horario y espacio de trabajo, y tu familia debe entender que aunque estés en casa estás trabajando.

  • Lo malo

Como el trabajo en línea es mucho más flexible que el tradicional te invadirán las distracciones y ¡cuidado con las sutiles! La televisión, redes sociales o YouTube.

Es genial poder dejar de trabajar para cuidar a un hijo enfermo o que dejas para luego las tareas para asistir al médico, pero si no eres estricto con los asuntos laborales, esa flexibilidad tan beneficiosa  será tu arma de doble filo.

Puede que necesites hacer gastos adicionales debido a que la calefacción o la lista del mercado. Simplemente es algo que debes tener en cuenta.

Otra desventaja es que tus relaciones sociales serán limitadas porque trabajar por internet es una labor aislada y sedentaria.

Por ello, es sumamente importante que cuides tus relaciones personales y sigas manteniendo contacto con el mundo exterior.

Ahora, ¿cómo evitar pasar por lo malo de trabajar desde casa? Es sencillo, solo debes tener claras los siguientes aspectos:

-.Por qué comenzar de cero y desde la casa

De acuerdo con un artículo del portal economiatic.com, sobran las razones para que millones de profesionales dejen sus empleos actuales y comiencen una carrera independiente que les genere los ingresos que desean, pero la mayoría no sabe por qué quisiera ser independiente.

Es vital definir cuál es tu razón. Puede ser tener calidad de vida, conseguir más ingresos o cuidar de tus hijos. No tienen que ser esas, busca la tuya y dale un significado.

-.Tener finanzas saludables aspirando que sean sólidas

Recuerda que conseguir dinero extra es una cosa y convertir esa alternativa en tu ingreso principal es otra.

Antes de tirarlo todo e iniciar una nueva historia laboral desde tu casa debes revisar tus finanzas.

Disponer de los ahorros es una idea válida, mientras encuentras la fórmula que funciona para ti, porque actuar con desesperación para pagar el alquiler, no es la mejor manera de mejorar tu vida.

-.Explota una habilidad hasta que te dé los ingresos que buscas

Identifica aquello en lo que eres bueno haciendo. Puede ser diseño gráfico, edición o redacción. Sea cual sea tu habilidad debes estar seguro de que existe.

Si esto supone un bloqueo, continúa. Comienza aceptando trabajos más básicos como procesar de datos y poco a poco irás encontrando tu perfil.

Teniendo estos 3 aspectos claros en la mente será muy difícil que te distraigas o te eches al olvido y no vuelvas a relacionarte debido a la carga de trabajo.

El vivir de lo que haces se convertirá en el combustible para esforzarte más, sí, pero también para aprender a reconocer la gratificación  diferida y saber disfrutarla.

  • Lo feo

La rutina se podrá color de hormiga cuando te toque terminar un trabajo urgente y tus hijos están corriendo por toda la casa destruyendo todo a su paso, o cuando tengas una llamada que no pueda esperar y debas atenderla en el baño porque es el único lugar donde tienes privacidad.

¡Mantente alerta! porque tus hijos, amigos y familia pensarán que estás todo el día sin hacer nada y querrán disponer de tu tiempo como si estuvieras de vacaciones.

Peor es cuando salgas a la calle y veas a la gente sumergida en aquella vida rutinaria sin causa que decidiste dejar, y que por momentos ansíes volver al rebaño, sin recordar cuánto odiabas la dependencia laboral.

Esto se contrasta cuando tomas conciencia y aún después de pensar en terminar con tu teletrabajo, le sigas encontrando ese gustito a coordinar tus actividades de casa.

Todo depende que tu personalidad y los objetivos por lo que has preferido montar la oficina en tu casa.

Lo importante es saber identificar cuáles son tus prioridades, y pase lo pase, continúes buscando la vida flexible que tanto añoras.

A ver… ¿qué opinas de esta perspectiva? ¿También has experimentado altas y bajas en los teletrabajos?

Fuente: economiatic.comlikecom.pe


NOTA: Nosotros no ofrecemos empleo ni ayudamos a conseguir uno. Somos una página informativa y de formación. Si quieres capacitarte para aumentar tus probabilidades de encontrar un teletrabajo, consulta las opciones del menú superior.

The following two tabs change content below.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *