Factores que nos ayudan a ser productivos si queremos trabajar a distancia.

La necesidad de ser productivos en la realización de cualquier trabajo es imprescindible, mucho más cuando se trata de la realización de trabajos a distancia. En este sentido es importante conocer de qué maneras podemos llegar a ser verdaderamente productivos al ser teletrabajadores.

¿Somos verdaderamente buenos en lo que hacemos?

Debemos tener una premisa, toda persona es buena para algo en específico, el problema está en que muchas veces estamos haciendo cosas para las que no tenemos el talento o la capacidad. Por lo tanto es imprescindible que como profesionales tengamos bien claro qué cosas hacemos bien, y no dejarnos llevar solamente por la necesidad de recibir ingresos.

Desde el punto de vista empresarial, es clave que el departamento de selección de personal elija como teletrabajadores a personas con el perfil adecuado, no solamente para unas funciones específicas, sino idóneas para la forma en la que desempeñarán su función, en este caso a distancia.  

¿Qué influencia tiene el entorno para poder llegar a ser verdaderamente productivos?

Muchas veces limitamos la productividad a las capacidades del trabajador, pero todas las cosas suman para que se pueda llegar a ser verdaderamente productivos. Por lo cual debes considerar los siguientes aspectos:

  • Condiciones físicas: Siempre se debe buscar ejecutar el teletrabajo desde un sitio físico adecuado, para ello hay que evaluar aspectos como la temperatura, mobiliario, hora en la cual se realiza el trabajo entre otros. Aunque parezca mentira, el lugar más difícil para desempeñar un teletrabajo es el hogar, por lo tanto en este caso es más necesario estar atento a las condiciones en que lo haremos. Debemos usar una silla ergonómica, con iluminación adecuada, en un horario cómodo, entre otros. 
  • La función a desempeñar: Otro error común, es llenarnos de funciones que no estamos en la capacidad de desempeñar o no disponemos del tiempo para hacerlo, en este sentido debemos estar claros sobre nuestra disponibilidad de tiempo y de conocimientos. En el caso de las empresas, se debe tener clara la importancia de designar tareas equitativamente, sin sobrecargar al trabajador.
  • Tener claros cuáles son los objetivos: Otro error habitual es ir remando sin rumbo, en este sentido es importante que nos planteemos cuales son los objetivos con cada una de las tareas que desempeñamos. En el caso de los empleadores, deben ser bien específicos en transmitir la información al trabajador sobre lo que se espera de él. La productividad siempre será producto de reglas y objetivos claros.   
  • No dejar pasar errores: En este caso no nos referimos a falta de paciencia, sino a que si como trabajadores estamos en la conciencia de que algo estamos haciendo mal, es importante corregirlo lo antes posible, así también las empresas, deben hacer una evaluación sobre la forma en la que se está haciendo el trabajo, donde haya errores corregirlos de la mejor forma posible. Una de las mejores formas de entender este aspecto es relativa a la necesidad de tener bien claras las expectativas (Trabajador y empresa).

¿Qué percepción tenemos de a quién trabajamos?

Ya sea a una empresa o a una persona, la manera en la que vemos a quien estamos haciendo nuestro trabajo es importante para ser productivos, en este sentido tenemos que saber sobre lo que podemos esperar de la persona u organización, y para ello es importante lo siguiente:

  • La comunicación. Es importante que la comunicación sea fluida entre empleador y empleados, indicando pautas, integrando nuevos parámetros, siempre con la intención de que cualquier acción vaya en pro de la productividad.
  • Remuneración. Todo el mundo desea que su trabajo sea valorado, y en este caso además de recibir feedback sobre lo que se realiza, es importante que el trabajo sea bien recompensado, y se reciba como pago lo justo por lo que se ha hecho. Uno de los principales errores que se pueden cometer es ofrecer algo con lo que no se va a cumplir después, este tipo de situaciones pueden ser muy perjudiciales para la productividad.  
  • Motivación. Para algunas personas la remuneración es el incentivo principal, pero no siempre es así. Los incentivos son un cumulo de aspectos donde por supuesto está el elemento monetario, pero además se debe incluir el reconocimiento del esfuerzo y aumentar la satisfacción del trabajador a través de diferentes medios. El teletrabajador se puede sentir solo, pero siempre se deben procurar los medios para hacerlo sentir que forma parte de un equipo, diciéndole que es importante para los objetivos de la organización.

En la web pymerang.com se resume en una frase cómo es la incidencia de la motivación en la productividad: “La satisfacción de un trabajador incidirá directamente en su motivación y, por tanto, en su productividad”.

¿Cómo medir la productividad?

Siempre hay que tener patrones de medición, y el principal medio es a través del cumplimiento de los objetivos en el tiempo en el que se tiene previsto, sin embargo, es importante no dejarnos llevar solamente por nuestra percepción, sino contar con métodos valiosos para medir la productividad. La aplicación periódica de instrumentos de medición de productividad es esencial, hay muchos conocidos, y siempre se puede encontrar uno que se adapte a las características de los teletrabajadores y su función.

La armonía tendrá como consecuencia la productividad.

Cuando las cosas se desarrollan en un ambiente armónico los resultados van a ser extraordinarios, y en este aspecto quizás puedas pensar que al ser un teletrabajo los criterios de armonía van a ser diferentes a si estamos trabajando en una oficina teniendo contacto directo y personal con otras personas, pero aunque no lo creas hay medios para que ese ambiente sea armónico a pesar de la distancia.

  • Comunicación más allá de lo laboral. La comunicación entre teletrabajadores y empleador no necesariamente tiene que ser exclusivamente para hablar cuestiones de trabajo, algún consejo que se pueda brindar siempre será apropiado.
  • Palabras de reconocimiento. De vez en cuando es importante expresar lo que el teletrabajador representa, esto es más valioso cuando va del empleador al trabajador. La productividad es fundamental, y siempre se debe luchar por ella, mucho más en los teletrabajos.

NOTA: Nosotros no ofrecemos empleo ni ayudamos a conseguir uno. Somos una página informativa y de formación. Si quieres capacitarte para aumentar tus probabilidades de encontrar un teletrabajo, consulta las opciones del menú superior.
The following two tabs change content below.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *