Conoce el Slashing y por qué se ha vuelto tan popular

Con el auge de las comunicaciones vía Internet, el teletrabajo ha ido tomando nuevas vertientes.

Se está abriendo paso una nueva tendencia en los modos de trabajo a distancia al que se le conoce como Slashing. Se trata de la práctica en paralelo de varias profesiones que cada día va en aumento.

Entre los profesionales que prefieren esta forma de trabajo, encontramos a muchas personas dentro de la generación conocida como Millennials. En otras palabras, la edad promedio de estos trabajadores ronda entre los 28 y 35 años.

Esto no es gratuito: Al ser más jóvenes y nativos de las tecnologías, están más sedientos de conocimiento y están más dispuestos a probar distintas funciones para distintas organizaciones antes de decidirse por alguna en específico.

Esto representa un cambio de paradigma que no pasa desapercibido porque las generaciones anteriores procuraban decantarse por carreras  largas, y de igual forma, laboraban largamente para una sola empresa.

Ahora la tendencia es completamente distinta: Los profesionales prefieren diversificarse para adquirir experiencia complementaria en distintas disciplinas y así, tener así un background variopinto y ecléctico que les permite desempeñarse con mucho éxito en distintas profesiones.

Slashing como identidad

Mara López, Socióloga/Cantante/Paseadora de Perros a tiempo parcial.

José Sánchez, Ingeniero de Sistemas/Panadero/Dueño de tienda de zapatos.

Ninette Torres, Abogada/Cantante/Manicurista.

El término viene de la barra lateral (en inglés slash). Se usa para, de alguna forma, colocar juntos las profesiones y oficios en los que se especializa y hace único su perfil.

De alguna forma, esto construye una identidad única que los hace resaltar en el mar de opciones que representa cada profesión. Tener un perfil de este tipo potencia la individualidad a la vez que permite desempeñarse en distintas áreas con más o menos un nivel uniforme de competencia.

Diversidad de empleo, más oportunidades

Vista la evolución de los mercados laborales y las tecnologías de la información, cada día más personas están optando por enrolarse en trabajos de tiempo parcial o independiente.

Para las nuevas generaciones, su forma de competir con perfiles más completos es involucrándose en varias actividades laborales. Por eso el Slashing se ha normalizado, y hasta viralizado.

Quizá en el principio, esta tendencia surgió como respuesta al fenómeno de la oferta y demanda: Tener una profesión principal con poca experiencia combinada con varios oficios menores ofrecía más probabilidades de ser contratado.

Ahora, si tienes menos de 35 años, es prácticamente un deber tener un perfil profesional ecléctico porque es más apreciado por toda una nueva generación de nuevos empresarios.

En pocas palabras, los Slashers consideran que trabajar en distintas profesiones y oficios representa una forma de prosperidad única a nivel profesional. Sin embargo, la motivación financiera sigue siendo quizá la mayor razón para optar por diversas áreas de desempeño.

Ahora bien, el boom de la microempresa también ha hecho mucho para diseminar este perfil de trabajo a lo largo de la web y de igual forma, la misma web ha contribuido mucho con él: El trabajo de diseño y desarrollo web se ha vuelto el más común en este tipo de trabajo independiente.

Asimismo, muchos de los convertidos en diseñadores y desarrolladores web han aprendido sus oficios secundarios de forma autodidacta por medio de tutoriales disponibles en Internet. En otras palabras, la web es el Alfa y el Omega de los Slashers.

Finalmente es bueno aclarar que el Slashing ocurre cuando se desempeñan profesiones disímiles en paralelo. En otras palabras, si una persona realiza diversas actividades del mismo ramo de explotación es un profesional híbrido con conocimientos expandidos.

El Slashing desde la perspectiva empresarial

Si bien es cierto que esta tendencia sigue ganando adeptos con el paso del tiempo, también es cierto que muchos empresarios comienzan a preocuparse por todo lo que representa esta modalidad de trabajo.

El Slashing representa una revisión a la concepción tradicional de los contratos laborales, y la evaluación constante por si deben hacer ajustes para el futuro.

Son tan variadas sus formas y combinaciones que su área de especialidad y la forma como encaja dentro de la empresa dependerá de cada individuo, y lo muy bien que las ejecute bien a tiempo completo, a medio tiempo, o de manera informal.

Asimismo, otra de las desventajas que se observa es que los Slashers generalmente se aburren del trabajo rutinario y viven persiguiendo constantemente nuevos desafíos. De esta forma se vuelven como reza el dicho, aprendiz de mucho, maestro de nada.

Sin embargo, no todo es negativo: El eclecticismo es muchas veces bien apreciado y por ello, el empleador prefiere conservar este talento en su nómina al asignarles actividades diversas. Además, la paga suele ser la misma.

Este es el caso de muchos bloggers. Inician el blog propio como una actividad de expansión o entretenimiento al margen de su agenda laboral, pero luego se van volviendo una fuente de ingreso extra que les ayuda a pagar las cuentas.

El Slashing no es una actividad nueva

Para los que comulgan con esta ola, el concepto está bien establecido: La generación de los Millennials se sienten muy a gusto al realizar diferentes tareas.

De igual forma, muchísimos de sus practicantes serán los empleadores del futuro, por lo que se prevé que esta tendencia llegó para establecerse a largo plazo.

Sin embargo, se debe tener claro que el Slashing no es algo novedoso. Lo que sucede es que es ahora cuando se le ha bautizado propiamente y con ello, se le ha reconocido el lugar que discretamente ha ocupado desde tiempos inmemoriales. Basta con echar un ojo en las diversas profesiones que ejercían grandes luminarias de la época del Renacimiento: Descartes, Leonardo da Vinci, Copérnico, etc.

Según los expertos del Instituto Regional de Innovación de la Sociedad de París (IFRIS) los Slashers observan cómo se mueve el mercado laboral debido a la inestabilidad de los puestos de trabajo, y hacen de su situación una oportunidad para buscar soluciones creativas.

Son innumerables los estados emocionales que se logran con esta forma de trabajo: Independencia, libertad, diversión. Todo esto es posible si se encuentra complacido en incorporar al resumen curricular un Slash (/) intercalado a cada una de sus habilidades laborales.

Sin embargo no siempre es ideal para algunos, como aquellos se consideran malabaristas al realizar varias tareas. Ejemplo de ello lo podemos encontrar en aquellos conductores de Uber, o los que hacen entregas a domicilio que si bien no entran en la categoría del teletrabajo, definitivamente cumplen con la multiplicidad de tareas cuya recompensa económica nos demuestran que no siempre son trabajos ideales.


NOTA: Nosotros no ofrecemos empleo ni ayudamos a conseguir uno. Somos una página informativa y de formación. Si quieres capacitarte para aumentar tus probabilidades de encontrar un teletrabajo, consulta las opciones del menú superior.
The following two tabs change content below.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *