7 Mitos sobre el teletrabajo

7 Mitos sobre el teletrabajo

Revisando opiniones por Internet sobre trabajar desde casa, me he dado cuenta que hay tanto defensores como detractores de la “idea” de ser teletrabajador. Algunos, utilizan argumentos reales; otros en cambio, realizan críticas bajo ningún fundamento; pero esto es algo natural cuando estamos frente a temas controversiales y sobre todo novedosos. Por esta razón, voy a analizar 7 mitos que he escuchado sobre trabajar en casa, y te daré mi opinión, basada en mi experiencia de 3 años como asistente virtual.

1. “Trabajar desde casa es muy fácil y no requiere de tanto esfuerzo”: Trabajar desde casa tiene la misma dificultad que un trabajo tradicional. Además deberás demostrar con mayor ahínco, que tienes cualidades como la autodisciplina y la organización para poder lograr tus objetivos. Nos cuesta mucho más lograr tener la concentración adecuada, lo que es posible con una gran disciplina.

2. “Presentas mucha precariedad al ganar dinero en casa”: La precariedad en el teletrabajo no es más ni menos vista que en el trabajo normal. Como en todo, existen algunas empresas que se aprovechan de la necesidad de las personas, pero no puede ser un punto que generalicemos.

3. “Te vuelves sedentario al no salir de tu hogar para trabajar”: Es verdad que tenemos más tendencia al  sedentarismo cuando trabajamos, comemos, compartimos con nuestra familia, nos distraemos, etc; en el mismo lugar. Sin embargo, solo seremos sedentarios si lo permitimos. El hecho de tener que dirigirme a la oficina puede colaborar un poco a no serlo, pero si no ponemos de nuestra parte, seremos sedentarios de igual forma.

Particularmente, lo que hago es un recorrido de bicicleta, por lo menos una vez por semana y aprovecho plenamente los fines de semana.  Tú podrías elegir la actividad que más vaya con tu personalidad y gustos. Puede ser caminar, trotar, bailar, entre otras cosas.

4. “Eres menos productivo cuando eres teletrabajador”: La productividad es una cuestión relativa y no depende del teletrabajo. Depende de nosotros mismos. De nuestra forma de ser. Conozco personas que logran ser mucho más productivas con el teletrabajo y otras que no.

Muchos estudios sobre el teletrabajo, han demostrado que trabajar en casa, aumenta la productividad considerablemente en los empleados, porque no se exponen a situaciones tan estresantes como llegar puntual a la oficina, el tráfico, los restaurantes llenos a la hora de almuerzo, etc.

Los que no son productivos al trabajar en casa, pueden llegar a serlo a través del uso de las herramientas adecuadas. Estas herramientas son beneficiosas tanto para el trabajador, como para las empresas.

5. “Todas las ofertas para ganar dinero desde casa, son estafas”: Como en todo, conseguiremos ofertas de trabajo que lo serán, pero ¿no ocurre acaso también en el trabajo normal? Conozco muchas personas que fueron estafadas trabajando para empresas que tenían un  espacio físico como “oficinas”. Tenemos que estar atentos a la hora de escoger y certificarnos que la oferta de trabajo es fidedigna. Es solo una cuestión de investigación.

6. “Hay falta de comunicación entre los miembros del equipo”: Esto solo dependerá de cada una de las personas que forman parte de la empresa para quienes trabajamos.

Es evidente que la comunicación no será exactamente igual, pero no es por este motivo, existirá una falta de comunicación con los compañeros de trabajo o con tus jefes o clientes. Actualmente existen muchas herramientas de comunicación por Internet, que permiten tener una comunicación instantánea, ya sea escrita, por voz o por vídeo, que reduce la distancia que existe con los demás miembros del equipo.

Podemos tener falta de comunicación en empresas donde trabajamos presencialmente. Todo depende de nosotros mismos. Es todo una cuestión de acostumbrarnos al medio por el que ahora nos comunicamos.

7. “Hay incompatibilidad entre la vida laboral y familiar cuando trabajamos en el hogar”: Mucho se dice sobre la incompatibilidad en el ambiente familiar y el profesional y los problemas que trascienden de esto. Este es un punto delicado y con el que tenemos que tener cuidado.

Cuando teletrabajamos, debemos programarnos mentalmente para reconocer que estamos trabajando como si estuviésemos en la oficina, pero desde casa. Mientras estamos en esta actividad, debemos dedicarle el 100%. Lo mismo sucede si estamos dedicándole tiempo a la vida familiar. No podemos, dejar de compartir tiempo con nuestras familias o interrumpir momentos importantes, porque llegó un correo o porque llamó un cliente.

Es importante que se organicen las actividades y se delimite los horarios para realizar el trabajo y para dedicarle tiempo al ambiente familiar. Caso contrario el mito se materializará.

Cuando elijes teletrabajar, de la misma manera que eres tú quien decide hacerlo, también eres tú el que tiene que poner en práctica todo lo necesario para que funcione exitosamente. Crear un plan de trabajo, organizar los horarios, establecer los objetivos, utilizar las herramientas adecuadas, programar horas de esparcimiento, etc.

Evidentemente, tu personalidad tendrá un peso enorme en la adaptación de este tipo de trabajo, pero en la mayoría de los casos, dependerá de la aplicación correcta de las técnicas para hacerlo de una manera correcta y productiva. La clave es formarte para trabajar desde casa.

Cuéntame: ¿qué opiniones has escuchado que no te permiten dar el paso concreto para adoptar esta forma de trabajar?

The following two tabs change content below.

Lorena Andreus

Escritora por pasión. Hija, hermana y esposa. De Lunes a Viernes, asistente virtual por vocación.
SIn comentarios

Comenta este articulo