Cómo evitar los 3 ladrones que roban tu productividad

Cómo evitar los 3 ladrones que roban tu productividad

Cuando trabajamos desde casa, tenemos un sinfín de motivos para distraernos. Distracción, que nos lleva a no realizar las tareas laborales en el tiempo que debía ser y por supuesto, a no ser productivo, o por lo menos, a no ser tan productivo como deberíamos. En este post, te voy a comentar sobre tres  ladrones de la productividad y cómo podemos combatir sus efectos.

1. Las Redes Sociales: Podríamos llamar a las Redes Sociales, como el ladrón número uno de nuestro tiempo y causante de la mayor parte de nuestras distracciones. ¿Cuántas veces te ha ocurrido que te encuentras trabajando frente a tu ordenador y por tener el chat de Facebook activo, recibes un mensaje, lo respondes, y cuando termina la conversación te percatas de que han pasado 35 minutos? Si esto te ocurre tres veces al día, estaríamos hablando de una hora y cuarenta y cinco minutos de trabajo que perdiste. En casos como el que te acabo de nombrar, tienes dos opciones. O repones ese tiempo fuera de las horas de trabajo (lo que supone quitar tiempo a otras actividades que ya puedas tener programadas), o simplemente postergar el tiempo que tenías programado para la realización de esa tarea. Por eso, lo mejor que se puede hacer (si necesitas tener el Facebook o cualquier otra Red Social abierta por razones de trabajo), es desactivar el chat, de manera de que nadie pueda ver que estás ahí y tenga la tentación de comunicarse contigo y tú de responderle. En un segundo caso, que me parece la mejor opción, si no las requieres para tus actividades laborales, mantén cerradas todas las Redes Sociales (sé que es difícil pero es lo mejor). De esta manera no tendrás que correr el riesgo de distraerte con sus actualizaciones constantes.

2. Los E-mails: Sobre estos “ladrones”, lo que te puedo decir, es que hay que aprender a torearlos. Normalmente, es necesario revisar los E-mails cuando comienzas a trabajar, ya que, trabajando en casa, tenemos que conectarnos para saber si existen nuevas instrucciones para el trabajo, algunos cambios en lo que estamos realizando o simplemente algún comentario de las personas con quien trabajamos a distancia. Ahora bien, los expertos dicen, que solo deberíamos abrirlos al final de la jornada de trabajo, que como vemos, para los que somos teletrabajadores no es conveniente, por lo que solo nos queda, nuestra disciplina. Abrir los E-mails, ver los que están relacionados con el trabajo y olvidarnos inmediatamente del resto, dejando a estos para el final del día. De la misma manera, te recomiendo que tengas una dirección electrónica solo para las actividades laborales, con el fin de que no encuentres otro tipo de correos que no son inherentes a tus labores y que puedan distraerte. También puedes aplicar a tu disciplina un horario específico para revisar los emails. Por ejemplo: la primera y la última hora de tu jornada.  

3. Mensajería Instantánea: Aquí tenemos otro gran “ladrón” de nuestro tiempo. Me pasaba constantemente, que estaba súper concentrada e inspirada haciendo algún trabajo frente al ordenador, y de repente, suena el tono de una comunicación por Skype. Muchas veces nos desconectamos inmediatamente de lo que estábamos haciendo, y en la mayoría de las ocasiones, perdemos el ritmo completamente. Pero puedo decirte que este problema, es más fácil de resolver que los otros dos. Yo particularmente, realicé la misma estrategia con lo de los emails, creando una cuenta única para las tareas laborales. Es decir, solo las personas que trabajan conmigo, salvo rarísimas excepciones, tienen mi cuenta. Por lo que si en algún momento, recibo algún mensaje instantáneo, será relacionado con cosas del trabajo. Al terminar mi jornada, me conecto a mi cuenta personal y me desconecto de la del trabajo y listo. A chatear!!! Otros mensajes que nos distraen completamente de nuestras actividades son los que recibimos en nuestro móvil. Lo mejor para este caso es mantenerlo en silencio o apagado y a una distancia prudencial de nosotros, para que no sea un factor que nos desconecte de lo que estamos haciendo y podamos alcanzar la productividad que deseamos al trabajar en casa. Hay muchas más distracciones en nuestro día a día de trabajo que ya te he comentado en otros artículos y que aún faltan por nombrar, pero me parece que estas se destacan por su capacidad devoradora, en lo que a tiempo se refiere.

The following two tabs change content below.

Lorena Andreus

Escritora por pasión. Hija, hermana y esposa. De Lunes a Viernes, asistente virtual por vocación.
SIn comentarios

Comenta este articulo